06 julio 2008

Tiempo de playa.

Llega el verano, suben las temperaturas, sale el sol, y la gente va a la playa a pasar el rato, unos más que otros, pero las playas se llenan de gente.

Sí, ya es el momento de ir a la playa, de pasar horas tumbado al sol en la arena sin hacer nada, poniéndonos morenos, o en su defecto, rojos color gamba, pero tranquilo, que aunque tengas muchas cosas que hacer, y estés tumbado en la playa perdiendo el tiempo, nadie te va a reprochar nada, eso sí, no se te ocurra quedarte tumbado en el sofá de casa, que entonces será cuando te empiecen a decir que no has hecho nada en todo el día, que lo único que haces es ver la tele con todo lo que tienes que hacer etc, pero si estás en la playa ¡tranquilo! no te alarmes que no pasa nada, estás aprovechando el tiempo aunque tu pienses que no.

En la playa, o en su defecto piscina, vale todo. Vale pasar el día entero sin hacer nada, vale ponerte un bañador o bikini, de colores llamativos, con unos estampados tan llamativos y feos que en otra ocasión no te pondrías, pero como estás en la playa si que vale. Normalmente llevamos un vestido, camiseta, pantalón, falda etc. que no nos podríamos ni para estar en casa solos, porque esta viejo, porque no nos gusta, porque ya tiene muchos años, pero sin embargo sirve para ir a la playa, porque total, si te roban, pues tampoco pierdes mucho no?

Pues nada más que decir por hoy, porque a raíz de esta temporada de playa me han surgido varios temas, que iré escribiendo poco a poco en próximas entregas y con los que continuaré mi categoría de especímenes que comencé cuando empecé el blog allá por marzo y dejé abandonada.

Playa de Berria (Santoña, Cantabria)

5 comentarios:

Carlos Becerra dijo...

Sonia, a mi me la regalaron, y yo te la dejo aquí...





Bajan las sombras, en mi dorada playa,

lentamente el frío, de mi se apoderó,

la arena que aún tibia, agrada a mis plantas,

invita a recostarme a compartir calor.


Mi pelo con el viento, parece telarañas,

mi rostro inmutable, le da la cara al mar,

quien sigiloso espera, a que todo se calme,

y que de una vez pueda, su rugir escuchar.


Mis manos en la arena, entierro muy despacio

como algún tesoro, tratando de encontrar,

más mi mirada fija en el fino horizonte,

detecta una goleta, que a puerto llegará.


De pronto una gaviota, cruzando mi paisaje

interrumpe su canto, mi envidiable relax,

después las blancas olas, bordadas con espumas,

saludan a la playa, todo en sombras está.


La luna allá en lo alto, con su corte de estrellas

seguro en esta noche, su baño tomará,

dejando a su paso, las estelas de plata,

con mensajes secretos, que nadie encontrará.


Pues el mar se los lleva, al mundo de las hadas,

que construyen en cristal, castillos de torres altas,

ventanales de coral, sueños dorados,

puertas mágica y paredes de eternidad.


Las nubes allá en el cielo

se pierden en la inmensidad,

testigos de una mujer sola

que vino a la playa a soñar.





Un cariño.
CarlosHugoBecerra



PD: Quiero mas de esa serie "Especímenes" !!!!!!!

Dita Ciccone dijo...

qué pasada de playa... y es verdad, en la playa está todo permitido. como: te pasas el día haciendo topless y luego, se te medio sale una tetilla de la camiseta, en otro lugar distinto a la playa, y te mueres de vergüenza... hay cosas q sólo se permiten en la plya

Perséfone dijo...

Jajajaja para una vez que somos capaces de dejar el sentido del ridículo aparcado en casa...

A mi me encanta la playa, pese a sus especímenes sueltos y sus leyes no escritas. Estoy deseando irme ya (es lo que tiene no poder verla en todo el año). En el fondo supongo que como vas a otro lugar en que probablemente no conozcas a nadie y no te van a volver a ver en tu vida te da lo mismo 8 que 80 ...

Por cierto, estoy deseando leer esas entregas de las que hablas.

Un abrazo.

BIRA dijo...

La playa me gustaba más que me gusta. Ahora me llama más pasearla, contemplar el paisaje (y algún que otro monumento, que tonta no me he quedado, eh!). Antes podía pasarme horas al sol. Ahora se me hace terriblemente aburrido. Un par de horas tirada, con mil chapuzones intermedio, me resultan más que suficientes. Además, con el cague que le tengo al cáncer de piel, chungo lo llevo.

Además... no hay planes de playa a la vista. Así que, seguiré oyendo lo de que me paso el día tirada en el sofá (o sentada al ordenador, o las dos cosas, que una tiene mucha maña!!).

Besotes y disfruta a tope!

sonia7386 dijo...

Carlos, preciosa la poesia, me encanta la playa y todo lo que tenga que ver con ella. Muchisimas gracias por copiarmela aqui, pues es un gran regalo!

Dita Ciccone, la verdad es que esa playa es bastante grande y me encanta ir a pasar las horas muertas a ella jeje y que razon tienes con lo del toppless, yo no lo hago, pero si es verdad lo que dices, no se entiende pero es asi.

Persefone, tienes razon si vas a un sitio donde no te conoce nadie, lo malo es cuando vas a una playa donde te conoce todo el mundo, que entonces ya no funciona la ley de que no te conoce nadie y da igual como vayas jejeje

Bira, a mi tambien me gusta mucho dar un paseito por la orilla del mar en la playita, ademas me sienta muyy bien! Lo de tumbarme al sol lo llevo peor, sobre todo si me tumbo para arriba, que me agobia mucho el calor! Y sigue en el sofa... que reconozco que se esta divinamente y sobre todo con estos calores.

Un beso a todos y gracias por contestar!

>